Skip to main content

[Columna de Opinión] Listas independientes en la elección de convencionales constituyentes

Por: Rodrigo Venegas Ruiz

Egresado del Magíster en Política y Gobierno

Nuestro sistema electoral en los comicios de concejales, consejeros regionales, diputados y senadores es el de representación proporcional por listas, basado en el método d’hondt, que en términos sencillos quiere decir que, cuando marcamos nuestra preferencia por un candidato (a) estamos contribuyendo a aumentar el pozo de votos de la lista a la que pertenece dicho candidato (a), y que los escaños a copar se distribuirán de manera proporcional entre las listas con las más grandes mayorías de votos, y no necesariamente entre aquellos individuos que obtuvieron más preferencias; este método es muy diferente al que se utiliza en la elección presidencial o de alcaldes, los que son electos por mayoría absoluta o mayoría simple respectivamente. Este sistema de representación proporcional por listas es el que se utilizará para elegir a los convencionales constituyentes el 11 de abril próximo.

Quienes pueden constituir listas de pactos con aliados y subpactos con independientes sin mayores requisitos son los partidos políticos, los que están ampliamente deslegitimados por la ciudadanía en general, misma que demanda un cambio de actores y exige rostros nuevos, pero dar cumplimiento a esto no será fácil ya que si un independiente quiere participar de la elección para ser convencional constituyente sin negociar con un partido, deberá reunir una cantidad de firmas que respalde su candidatura equivalente al 0.4% de la cantidad de personas que votaron en su distrito electoral en la última elección de diputados, y en caso de organizarse en una lista de independientes, el porcentaje solicitado subirá a 1.5%.

A modo de ejemplo, si una persona independiente quisiera postularse en el distrito 20 de nuestra región del Biobío, deberá reunir firmas notariales de a lo menos 1.510 ciudadanos también independientes, y en caso de constituir una lista, que para este caso podría estar compuesta por 9 personas, deberían totalizar un mínimo de 5.663 firmas notariales de ciudadanos sin afiliación política; todo esto antes del 11 de enero de 2021, y teniendo en cuenta las restricciones propias de la pandemia.

Esta hazaña es bastante compleja, tanto así que en 2017 solo se eligió a un diputado como independiente bajo términos muy similares, de un total de 155 escaños en el país; y frente a esto cabe hacer la pregunta a las cúpulas de los partidos y a los parlamentarios, ¿Están disponibles para flexibilizar los requisitos y permitir que las más amplias y diversas listas de candidaturas independientes se constituyan para competir en las mismas condiciones que los partidos?

La señal del domingo fue muy clara, la elección de los convencionales constituyentes para redactar una nueva constitución demanda listas de profesores, de deportistas, de estudiantes, de pescadores, de mapuches, de universitarios, de regionalistas, de ambientalistas, y un largo etc. ya que solo así recobraremos la legitimidad que nuestra institucionalidad tanto necesita.

Las opiniones presentadas son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan, necesariamente, el pensamiento de nuestro Programa de Magíster.

Compartir en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn