Skip to main content

[Columna de Opinión] Proyecciones económicas a raíz del estallido social

Por: Francisco Lucero Bravo, egresado del Magíster en Política y Gobierno

Tres son al menos los indicadores macroeconómicos más inquietantes que dan cuenta de una preocupante desaceleración económica: la contracción de -3,4% del PIB en IMACEC de Octubre, la apreciación histórica del dólar desde mediados de Noviembre y la pérdida creciente de empleos que se estima podría alcanzar los 300 mil a fin de año. Ante esto, el gobierno responde con un mayor uso del ahorro público para dar un impulso a la economía. Con la aprobación de un presupuesto público para el año 2020 de 9,8% del PIB solo superado por el 16,5% de 2009 (en plena crisis financiera subprime), el gobierno da un paso modesto hacia una mirada más pragmática de la política fiscal. Esto porque el déficit estructural alcanzará un 3% en 2020, mismo año en que el crecimiento económico variará entre el 1 y el 1,5%. Esto significa que frente a una economía que crece poco, el Estado espera cumplir un rol reactivador en lugar de dejar esto en manos del mercado.

Este rol reactivador se enfoca esencialmente en mayores incentivos a la inversión, entendida como el gran motor del crecimiento económico. A su vez, atendiendo el hecho que uno de los principales obstáculos a la inversión es la incertidumbre, se espera proveer incentivos a la creación de empleos dando así un impulso a la demanda agregada. Considerando que las ventas de bienes durables han tenido una caída estrepitosa y el sector servicios de entretención y turismo prácticamente se ha paralizado, es crucial recuperar las expectativas de consumidores e inversionistas, donde las últimas descansan en las primeras. Si las personas tienen mayor certeza con respecto a sus ingresos mensuales tenderán a consumir más y esto será visto como una buena señal para quienes están del lado de la oferta. En un contexto actual en que los despidos por la controversial causal de “necesidades de la empresa” han aumentado un 84%, los incentivos  que solo se orientan a las empresas sin considerar la demanda agregada pierden efectividad. Es por esto que para reactivar los indicadores macroeconómicos es muy importante prestar atención a la economía de los hogares a nivel de empleo y salarios.

Precisamente este estallido se enmarca en la denuncia de una merma estructural de la capacidad de consumo de los hogares, donde gran parte de sus gastos se destinan a bienes y servicios de primera necesidad como vivienda, educación, salud, transporte, luz eléctrica, agua y gas, etc. lo que deja un dramático saldo de 11 millones de personas endeudadas y poco menos de la mitad con mora.

Las medidas de reactivación deben ser integrales y de largo plazo, contemplando ingresos permanentes con gastos permanentes a nivel tributario y avanzando hacia un enfoque que diferencie entre inversión productiva e inversión financiera, promoviendo la primera y restringiendo la última que es uno de los principales factores detrás de la alta volatilidad del tipo de cambio. También se esperaría que hubiese una mayor coordinación tanto entre Hacienda y el Banco Central para gestionar una política macroeconómica conjunta con mayor sesgo contracíclico; como entre Hacienda y Economía para impulsar una inversión productiva con un mayor sesgo pro-Pyme’s que son la mayor fuente de empleos del país.

Esto como condiciones mínimas para sentar las bases para una economía más inclusiva y sustentable que permita respaldar cambios en materia de asignaciones sociales y transferencias hacia los sectores más vulnerables como así también mejoras a nivel de la progresividad de los tributos incorporando al 1% más rico, las rentas extraordinarias de la minería, las ganancias de capital y el diesel, por mencionar algunos ejemplos que dan cuenta del amplio margen que aún existe para maniobrar a nivel de recaudación.


Las opiniones presentadas son de exclusiva responsabilidad de quien las emite y no representan, necesariamente, el pensamiento de nuestro Programa de Magíster.

Compartir en:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn